Depende a quién se lo preguntes, comencemos, un japonés te diría que cree que el éxito es producto de un proceso largo, bien esforzado, paso a paso, que no existen las recetas instantáneas, que somos producto de la madurez, la mejora continua, la experiencia, las correcciones en prueba/ensayo/error. 

Nuestros abuelos probablemente dirían que lo bueno requiere tiempo, que hay que aprender a andar antes de correr, que los mejores vinos están bien añejados, que no se puede ser jefe sin antes haber sido empleado, y cosas similares.

Los millennials te dirían que hay gente que se ha hecho rica de la noche a la mañana, que sí existen los golpes de suerte, que fulanito se hizo millonario sin haber estudiado en la universidad, que la vida es muy corta para desaprovecharla en procesos largos, que lo único que tenemos seguro es el cambio, que lo más probable es que para cuando ellos terminen su carrera ya no será una profesión práctica, que la tecnología va a una velocidad que demanda acciones rápidas, que ahora la gente vive menos, por eso prefieren la satisfacción inmediata, etc

Lo cierto es que, si nos ponemos a pensar, los dos grupos tienen razón.  Entonces ¿Qué es lo que más conviene?

Bueno, yo no soy millennial pero sí me gustan los saltos cuánticos y por supuesto que me gusta y me gustaría que ciertas cosas se dieran más rápido y también reconozco que hay pre requisitos para que se logren, así que la respuesta sería: 

Salto Cuántico, pero, depende ¡Desde dónde vas a saltar!

Cuando uno ya ha subido los escalones de la preparación, puede darse el lujo de saltar desde arriba, porque, aunque el salto no sea de mucha envergadura, va a ser un salto alto, porque ya se está iniciando desde un piso elevado.

Pero cuando se tienen saltos cuánticos sin preparación, allí te encuentras artistas que logran éxito de la noche a la mañana y no estaban preparados para administrar su éxito, que con todo y fama, fortuna y talento, caen en fuertes desajustes emocionales que inclusive ha llevado a varios a la muerte.

Cuando un chico se hace millonario de la noche a la mañana con alguna aplicación web, video juego o similar, resulta que, así como ganó, así gastó la fortuna casi inmediatamente, porque no tenía la preparación financiera para administrar el dinero.

Entonces si la receta es:  Saltos cuánticos, pero con preparación, lo estratégico está en acelerar la preparación y hoy en día existen los medios para lograrlo, pues disponemos de tecnología que nos permite acceder a educación las 24 horas por 365 días vía internet e inclusive gratis.

La preparación por supuesto necesita ser integral, es decir prepararse:  Espiritual, mental, emocional y físicamente, sólo así se puede tener balance durante el proceso y cosechar los frutos con equilibrio.

A continuación, te listo cómo acelerar el proceso de preparación:

1.     Sustituye tiempo de televisión, video juegos y similares por lectura educativa, auto aprendizaje, recibir mentorías, practicar casos de estudio.

 

2.     Amplía y mejora tu red de contactos, se dice que nuestro éxito se puede anticipar por el éxito que tienen las 5 personas más cercanas a nosotros.  Recuerda que el significado de éxito lo das tú, para algunos será el dinero, para otros un logro deportivo, una meta espiritual, un sueño artístico, etc

 

3.     Evita los gastos superfluos y en su lugar ahorra, con el objetivo de que luego inviertas.

 

4.     Ejercítate, hidrátate, que tu estilo de vida alimenticio sea realmente saludable, para que cuando le exijas a tu cuerpo tenga de dónde corresponderte.

 

5.     Mejora tu calidad de sueño, las horas no contribuyen mucho sino hay calidad, consigue una mejor cama, almohada, evita cenar tarde, duerme escuchando música relajante o audios de autoprogramación, algún té natural que mejore tu relajación, etc

 

6.     Aunque ya tengas en acción tu proyecto, continúa educándote en diferentes facetas, por ejemplo, adquirir educación financiera te será muy útil para cualquier proyecto en el que te embarques.

7.     Reserva siempre una ventana de tiempo para el ocio, el descanso también es necesario nos sirve para renovarnos y la diversión ejercita nuestra parte creativa, eso sí toma en cuenta que dije “una ventana de tiempo” no “la puerta entera” porque si estás subiendo los peldaños para dar el salto cuántico, te conviene evitar, al menos mientras logras dar el o los saltos de tu vida, estacionarte mucho en el ocio.

Exitos!

 

Si te fue útil este artículo compártelo con tus amigos a través de mi canal en Youtube, me encuentras como Mayalin Contreras (www.canalmc.scideas.us) , hasta la próxima.

 

Salto Cuántico:  Obtener resultados grandes y sustanciales en corto tiempo.